¿Te falta energía? Aquí tienes 8 consejos para recargarte

Chicas corriendo

Por: Laura Ali, MS, RDN, LDN

El largo y lóbrego invierno ha restado energía incluso a las personas más activas. Si estás buscando la forma de recuperar energía, estos 8 consejos pueden ayudarte.

Ojos cerrados: Dormir bien probablemente sea el factor más importante para empezar el día con intensidad. Los expertos recomiendan dormir entre 7 y 8 horas por la noche, y advierten que recuperar las horas de sueño los fines de semana no tiene el mismo efecto. Trata de acostarte todas las noches y de levantarte todas las mañanas a la misma hora, para mantener tu cuerpo en sincronía.

Dar importancia al desayuno: Ya lo sabes, el desayuno es la comida más importante del día. El desayuno ayuda a activar tu metabolismo. Después de un buen descanso nocturno, el cuerpo necesita una fuente de energía. Opta por una combinación liviana de proteína magra, carbohidratos integrales y un poco de grasa para despertar los jugos gástricos. Tostada de aguacate: esta es la tendencia del momento. Puedes agregarle nuestro sabroso atún con jalapeño y obtendrás proteínas de calidad.

Porciones pequeñas y frecuentes: Trata de evitar las comidas pesadas y prueba con porciones de comida más pequeñas y frecuentes. Si reabasteces tu cuerpo de energía cada pocas horas, tendrás un suministro constante y te sentirás más animado. Las porciones de comida abundante y pesada pueden agobiarte, así que redúcelas y trata de comer alimentos más livianos con mayor frecuencia.

Haz que el plato sea atractivo: Lo que comes puede tener un gran efecto en el estado de ánimo. Las frutas y las verduras de estación son deliciosas e ideales para cambiar la rutina alimenticia. Además, están llenas de nutrientes que aportan energía natural y son una buena fuente de fibra que te ayudará a sentirte satisfecho. El ánimo puede cambiar con tan solo ver un plato colorido.

Luz solar: La vitamina D, también conocida como la vitamina solar, puede determinar los niveles de energía. Estudios han mostrado que niveles bajos de vitamina D pueden asociarse con una sensación de cansancio. Así que toma un descanso al aire libre por 10 o 15 minutos e intenta incorporar algunas fuentes de vitamina D con tus alimentos, como productos del mar y lácteos.

Ejercicio: Se ha demostrado que hacer ejercicio en forma regular incrementa los niveles de endorfinas (hormonas que nos hacen sentir bien), además de mejorar los patrones de sueño. Los profesionales de la salud recomiendan al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada 5 días a la semana. Sal a caminar a paso ligero al mediodía o en la noche con tu media naranja, o únete a una clase de yoga una o dos veces por semana para mantener tu cuerpo en movimiento. Asegúrate de consultar a tu médico antes de iniciar un programa de ejercicios.

Proteína: La proteína magra ayuda a fortalecer los músculos y a reparar el tejido corporal. Incorporar alimentos proteicos a lo largo del día también ayuda a mantener estables tus niveles de azúcar. La proteína tarda más que los carbohidratos en descomponerse y digerirse, por lo que tendrás un nivel de energía más uniforme durante el día. La proteína magra, como la del salmón y la del atún, así como la del pollo, el yogur griego, el huevo, las nueces y los productos de soya, es la opción ideal para incorporar a comidas y refrigerios.

Agua: Si te sientes agotado, es posible que solo estés un poco deshidratado. ¿Realmente necesitas tomar 8 vasos de agua al día? Depende de varios factores, incluido cuán activo eres, pero 8 vasos es una buena medida para empezar, además de ser un número fácil de recordar. Si eres una persona muy activa o pasas mucho tiempo en el calor, posiblemente necesites más. Si no te gusta el agua simple, agrégale limón o moras congeladas para darle un toque de sabor.