Productos del mar para la salud de los niños

A pesar de la atención y el esfuerzo por ayudar a los consumidores a hacer cambios en su dieta, las estadísticas son aún estremecedoras. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) los índices de obesidad infantil superaron el doble en niños y el cuádruple en adolescentes en los últimos 30 años.1 Si bien se observan progresos en niños pequeños cuyas cifras han disminuido a lo largo de la última década, los índices de obesidad en otros grupos etarios continúan en aumento o bien se mantienen iguales.2 Más del 30 % de los niños estadounidenses tienen en la actualidad sobrepeso o son obesos.

A pesar de la atención y el esfuerzo por ayudar a los consumidores a hacer cambios en su dieta, las estadísticas son aún estremecedoras. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), los índices de obesidad infantil superaron el doble en niños y el cuádruple en adolescentes en los últimos 30 años.¹

Si bien se ha observado algo de progreso en niños pequeños, cuyas cifras han disminuido en la última década, los índices de obesidad en otros grupos etarios continúan en aumento o se han mantenido igual.² Más del 30 % de los niños estadounidenses hoy día tienen sobrepeso o son obesos. Estos niños corren un riesgo mucho mayor de padecer diabetes, enfermedades cardíacas, presión arterial alta, apnea del sueño y, asimismo, los problemas emocionales que acarrea el sobrepeso.

Si bien las causas y las soluciones son multifacéticas, las investigaciones han demostrado que se puede hacer mucho para mejorar la forma en que nuestros niños se alimentan. Un estudio reciente que evaluó la calidad de las dietas reales de los niños, comparadas con las recomendaciones de las Pautas alimentarias para estadounidenses, demostró que la mayoría de los niños y adolescentes no cumplen con las porciones recomendadas para la mayor parte de los grupos alimenticios.³

Aunque mejorar la dieta de los niños en general es importante, los productos del mar tienen nutrientes que son particularmente esenciales para el crecimiento y desarrollo de los niños, lo cual ayudará a minimizar la incidencia de enfermedades crónicas más adelante en sus vidas. Proteína, vitaminas B y D, y los ácidos grasos omega 3 (especialmente DHA y EPA) son nutrientes claves que se hallan en los productos del mar y contribuyen a un crecimiento y desarrollo saludable durante la niñez.

  • Los productos del mar son una fuente excelente de proteína magra, esencial para el desarrollo general de los niños, especialmente en etapas de crecimiento rápido. Cada célula del cuerpo tiene proteína, y esta es necesaria para la reparación y el crecimiento continuo de los tejidos, incluidos los huesos, piel, músculos y las enzimas y hormonas.
  • Las vitaminas B ayudan a regular el metabolismo, producir energía y al desarrollo de los sistemas sanguíneo y nervioso.
  • La vitamina D es necesaria para el desarrollo de los huesos y dientes, y ayuda en la absorción del calcio.
  • Los omega 3 continúan siendo una parte importante a lo largo de tu vida, pero son especialmente importantes para el crecimiento de los niños. El DHA es el ácido graso primario que se encuentra en esta área del cerebro. El cerebro de un niño continúa creciendo y desarrollándose a través de su niñez, especialmente las áreas del lóbulo frontal, responsables por las funciones de planificación, solución de problemas y atención. Hay estudios que demuestran que los niños con niveles bajos de DHA, al recibir suplementos, exhiben mejoras en las pruebas cognitivas, al igual que en la lectura, el deletreo, y en algunas áreas de su comportamiento.⁴

Los productos del mar, como el atún y el salmón de StarKist®, incluyen todos los nutrientes arriba mencionados, y combinan de manera natural con otros alimentos saludables para crear comidas deliciosas para toda tu familia. Tanto los niños como los adultos deberían cambiar a productos del mar, 2 a 3 porciones por semana.

Alimentar a los niños, ya sean bebés, niños o adolescentes, puede ser un reto para los padres y guardianes. Con sus estómagos pequeños y sus preferencias alimentarias particulares, a menudo puede ser difícil asegurarse de que los niños están obteniendo todos los nutrientes adecuados. Todo el mundo, desde padres hasta maestros, entrenadores y profesionales de la salud, pueden ayudar a promover buenos hábitos alimenticios. Al hacerlo, esto puede ayudar a detener los altos índices de obesidad infantil. Utiliza los recursos provistos en las Pautas alimentarias para estadounidenses de 2015 y exhorta a tus clientes a adoptar hábitos alimenticios más saludables, tales como incorporar una variedad de alimentos nutritivos, como los productos del mar, en las dietas regulares de sus familias.

 

 

1 Centros para el Control y Prevención de Enfermedades: https://www.cdc.gov/healthyschools/obesity/facts.htm

2 Ogden CL, Carroll MD, Kit BK, Flegal KM. Preponderancia de la obesidad en adultos y niños en los Estados Unidos, 2011-2012. JAMA. 2014; 311(8):806-814. doi:10.1001/jama.2014.732.

3 Banfield, EC et al. Cumplimiento deficiente de las Pautas alimentarias de EE. UU. para niños y adolescentes en la Encuesta nacional de examen sobre salud y nutrición. J Aca Nutr Diet. 2016; 116:21-27.

4 Kuratko, CN, et ál. La relación entre el ácido docosahexaenoico (DHA) y el aprendizaje y comportamiento en niños saludables: Un análisis. Nutrients 2013; 5: 2777-2810; doi:10.3390/nu5072777

Volver