Alimentación inteligente durante el embarazo

Alimentación inteligente durante el embarazo

Laura Ali, MS, RDN, LDN

Es un hecho constatado que una dieta rica en productos del mar es importante para la salud cardíaca. Se ha vuelto evidente que los productos del mar proveen muchos otros beneficios para la salud y que son especialmente importantes para embarazadas y madres en período de lactancia. Los productos del mar son ricos en ácidos grasos omega 3. El DHA es un nutriente fundamental para el cerebro y los ojos, ya que estos se desarrollan de forma notable a lo largo de la gestación y durante los primeros años de vida del bebé.1 Los productos del mar son también ricos en vitamina D, el antioxidante selenio y vitaminas B, todas importantes para el niño en crecimiento.

Las Pautas alimentarias para estadounidenses recomiendan que todas las mujeres embarazadas consuman entre 8 y 12 oz de productos del mar a la semana.2 Sin embargo, el consumo promedio en las embarazadas es inferior a las 2 oz a la semana, lo que significa que las mujeres y los niños estadounidenses no están incorporando estos importantes nutrientes para el cerebro.3

¿Por qué las embarazadas no obtienen suficiente de estas importantes proteínas? Según un estudio reciente publicado en Nutrition Journal, si bien los beneficios nutricionales de los productos del mar son muy conocidos, muchas mujeres reciben consejos contradictorios respecto al consumo de estos debido a la preocupación por la presencia de contaminantes, como el metilmercurio (mercurio).4 Por ejemplo, una advertencia de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de 2004 recomendaba que las embarazadas y mujeres en período de lactancia evitaran ciertos productos del mar y asimismo limitaran el consumo de otros alimentos de origen marino debido al metilmercurio, ya que este puede provocar trastornos en el desarrollo nervioso. Desafortunadamente este consejo redundó en que las mujeres limitaran o evitaran todo tipo de productos del mar.

En 2014, la FDA publicó “A Quantitative Assessment of the Net Effects on Fetal Neurodevelopment from Eating Commercial Fish (As Measured by IQ and also by Early Age Verbal Development in Children)”. Este informe contemplaba no solo los beneficios cognitivos que recibían los niños cuyas madres consumían una gran variedad de pescado disponible en el mercado, sino también los efectos de la exposición al metilmercurio en el crecimiento. Se observaron beneficios cognitivos en los hijos de madres que consumían 12 o más onzas de productos del mar por semana durante el embarazo. La información aportada por este estudio indicó que los máximos beneficios para el CI se observaron cuando se consumían 12 oz de productos del mar por semana, y no se observaron efectos adversos.3

Otra investigación corroboró estos resultados. En un estudio español reciente en más de 1500 madres e hijos, se encontró una relación favorable entre el consumo moderado de productos del mar (600 g/semana, es decir, aproximadamente 21 oz o 4 porciones) durante el embarazo y el desarrollo neuropsicológico a los 5 años de edad. Se incluyó todo tipo de productos del mar en el estudio: pescados con alto contenido graso, mariscos, pescados magros, inclusive atún enlatado. Se consideró también el consumo general de productos del mar. El metilmercurio se observó como un indicador del consumo de productos del mar pero no se estableció ningún efecto neurotóxico.5

Para los profesionales de la salud siempre ha sido una prioridad ayudar a las mujeres a comprender la importancia de una alimentación saludable durante el embarazo. Alentarlas a consumir dos o tres porciones (12 oz) de productos del mar a la semana es imprescindible en esta conversación. El atún, el salmón y las sardinas no perecederos son opciones convenientes y económicas que pueden ayudar a las futuras madres a consumir las 12 oz recomendadas de productos del mar por semana. StarKist® facilita el consumo de una mayor cantidad de productos del mar con los pouches de atún y salmón de porción individual que no necesitas escurrir. Con 20 variedades y sabores, cada pouch contiene al menos 13 g de proteínas magras y 90 mg de ácidos grasos omega 3. Para obtener más ideas sobre cómo consumir más productos del mar, visita StarKist.com/recetas o getrealaboutseafood.com

 

1 McCann, JC and Ames, BN “Is docosahexaenoic acid, an n−3 long-chain polyunsaturated fatty acid, required for development of normal brain function? An overview of evidence from cognitive and behavioral tests in humans and animals” Am J Clin Nutr. (2005) 82(2): 281-295.

 

2 Pautas alimentarias para estadounidenses, 2015. Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos y Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. 2015 – 2020. 8.ª edición. Diciembre 2015.

3 Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA). A Quantitative Assessment of the Net Effects on Fetal Neurodevelopment from Eating Commercial Fish (As Measured by IQ and also by Early Age Verbal Development in Children). Food and Drug Administration. Silver Spring, MD. 2014.

4 McGuire, J., et al. The 2014 FDA Assessment of Commercial Fish: Practical Considerations for Improved Dietary Guidance. Nutrition Journal (2016) 15:66 DOI 10.1186/s12937-016-0182-9

5 Julves, J, et. al. Maternal Consumption of Seafood in Pregnancy and Child Neuropsychological Development: A Longitudinal Study Based on a Population With High Consumption Levels. Am J Epidemiology. Publicado en Advance Access 5 de enero de 2016. Acceso en línea: http://aje.oxfordjournals.org el 22 de enero de 2016. DOI: 10.1093/aje/kwv195.

 

Laura Ali, MS, RDN, LDN es la nutricionista registrada especializada en dietética de StarKist Co. Cuenta con más de 25 años de experiencia profesional, luego de haber trabajado en el área de la salud, en el sector minorista y en la industria alimentaria. Defiende enfáticamente que una alimentación saludable es la alimentación más deliciosa posible y trabaja con StarKist Co. para desarrollar recetas y programas para consumidores y profesionales de la salud.

Volver